jueves, 18 de septiembre de 2014

¿Orgullosos de ser el pueblo de Dios?


Pasen a Calne y miren, Y de allí vayan a Hamat la grande, Desciendan luego a Gat de los Filisteos. ¿Son ustedes mejores que estos reinos, O es su territorio mayor que el de ustedes? (Am. 6:2).

La capital de Israel, Samaria, estaba situada sobre un monte, lo que era sinónimo de ubicación estratégica en una posible guerra contra los enemigos. Los israelitas consideraban casi inexpugnable su ciudad amurallada por gruesos muros. Se sentían seguros de su poderío militar y básicamente por sus fortalezas que en realidad eran ciertas ya que el mismo ejército sirio necesitó dos años para poder tomar Samaria (2 Re.18:9-10). Se sentías confiados y orgulllosos de su ubicación geográfica, sus enormes y gruesos muros, así como su poderío militar. Y si todo aquello fallaba, había aún un motivo mucho más grande y maravilloso para los israelitas: ERAN EL PUEBLO DE DIOS.

Los israelitas se consideraban "la principal entre las naciones", "la capital de las naciones". El título de capital era motivo de orgullo pues de todos los pueblos del mundo, Dios los eligió a ellos, sencillamente eran el pueblo escogido de Dios. Tenían su bendición, su cuidado y protección (Ex.19:25; 2 Sam.7:23). Eso también era cierto. Israel era el pueblo de Dios. Él los escogió de entre las naciones y les prometió que estaría siempre con ellos. Sin embargo, el mismo Dios que los escogió como nación santa, ahora les expresa por medio del profeta Amón: "Pasen a Calne y miren, Y de allí vayan a Hamat la grande, Desciendan luego a Gat de los Filisteos. ¿Son ustedes mejores que estos reinos, O es su territorio mayor que el de ustedes?" (Am.6:2).

¿Qué es lo que Dios quiere decirles al mencionar tres ciudades Calne, Hamat y Gad? Las ciudades que el profeta cita eran ciudades importantes, prósperas, con ejércitos y grandes fortalezas, pero que con Tiglad-Pileser III, Sargón II y Uzías simplemente fueron destruídos y devastados a la nada. Es así que Dios les dice: ¿Son ustedes mejores que estos reinos, o es su territrio mayor que el de ustedes? Sencillamente, si ellos cayeron en manos de sus enemigos, Israel con todo lo que tenía también podía caer fácilmente. Ciertamente como dicen, "hasta la torre más alta, algún día se cae".

¿Y yo? ¿Y tú? ¿En quién depositas tu confianza? Has depositado tu confianza en tus bienes materiales, en tu trabajo próspero, negocio, ahorros? ¿Crees que por tu profesión, tus cuentas en el banco, propidades y seguros de todo tipo eres invencible e indestrutible? ¿Consideras que la enfermedad, la pobreza y los problemas solo le pasan aquellos que no tienen influencias ni riquezas como las tienes? Pero vayamos más lejos, si eres adventista o cristiano, ¿crees que eso es suficiente para salir librado de los problemas y del juicio de Dios? ¿consideras que como vas a la iglesia, devuelves los diezmos y las ofrendas y eres dirigente te hace merecedor de la vida eterna? ¿Crees que porque eres hijo de Dios y parte de su verdadero pueblo ya estás seguro en la tierra nueva? El profeta Amós dice que no. Ni la confianza en tus bienes ni en que eres hijo de Dios te librarán de los juicios de Dios a menos que desistas de tu vida injusta, corrupta y ociosa.

El pueblo de Israel, sus habitantes eran injustos, idólatras, era un "reino de violencia" (silla de iniquidad), se gozaban en la música degradante con el pretexto de que era una música de adoración a Dios cuando en realidad era música secular a gustos propios (v.5), tomaban en poco serio los ritos y la adoración a Dios que hasta usaban los "tazones" para beber vino y se ungían en aceites caros que tenían fines religiosos (v.6), así mismo tenían lujosos templos y construcciones con dinero fraudulento y con "panes de pobres" y finalmente con orgías a idólolos a los que le llamaban "placeres" (v.8). Entonces, los Israelitas creían que así como estaban serían considerados aceptos en el día del juicio. No sería así. Al contrario, serían los primeros en ir al cautiverio, y así fue: Los asirios destruyeron todo, completamente todo, construcciones y  habitantes y quedó a nada.

No pensemos que por ser miembros de una iglesia, dirigentes de la misma, tener bendiciones materiales y hasta riquezas estamos librados de los juicios de Dios. Jesús viene ciertamente pronto, no llevaremos ni plata ni oro, no llevaremos casa ni tarjetas de crédito, autos y bienes, solo llevaremos un caracter que debiera ser trasnformado por el poder de Dios cada día, cada mañana. Vivamos hoy haciendo justicia, lo recto, lo verdadero en cada accionar, pensamiento y palabra.  Nosotros no somos mejores que Israel, si ellos fueron destruídos en el día del Señor en manos de los asirios, tú y yo también pereceremos en el día Grande de Jesús a menos que busquemos a Dios de todo corazón (Jer. 29:13) y vivamos de manera recta ante los ojos de Dios. Recuerda, "Isaías también exclama en cuanto a Israel: "AUNQUE EL NUMERO DE LOS HIJOS DE ISRAEL SEA COMO LA ARENA DEL MAR, sólo EL REMANENTE SERA SALVO" (Rom. 9:27).

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

miércoles, 17 de septiembre de 2014

El triste final del formalismo religioso


¡Ay de los que desean el día de Jehová! ¿Para qué queréis este día de Jehová? Será de tinieblas y no de luz (Am. 5:18). 

El libro de Amós fue escrito especialmente para amostar a Israel, el reino del norte, y es que a diferencia de las naciones extrangeras representadas por sus ciudades principales: Damasco, Gaza, Tiro, Edom, Amón y Moab que fueron juzgadas por atacar y hostigar al pueblo de Dios, y a Judá que fue amonestada por "menospreciar la ley de Jehová, y no guardar sus ordenanzas" (Am.2:4), ellos, O sea Israel es amonestada por su "injusticia, crueldad, incesto, disipación e idolatría".
Es decir, leía su Biblia, trataba de agradar a Dios pero a su manera. Tenían los templos más lindos, ricos y lujosos supuestamente a Jehová en Gilgal, Bet-el y Beerseba, pero eran centros idolátricos y lugares formalismo religioso. Por eso Dios dice: "Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas...vuestros holocaustos, ofrendas, vuestros cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos..." (Am. 5:22-23), Cultos, reuniones, música, conciertos, ofrendas, etc. Todas las manifestraciones religiosas por más buenas que sean no agradan a Dios y Él las "aborrece y abomina" si son solo manifestaciones externas y formalismo religioso para aplacar la conciencia por las constantes injusticias y atropellos que se realiza contra los más humildes y pobres.

El texto de hoy dice: "¡Ay de los que desean el día de Jehová! ¿Para qué queréis este día de Jehová? Será de tinieblas y no de luz (Am. 5:18)". ¡Qué versículo más extraño! Los israelitas anhelaban el día de Jehová porque creían que ese día sería el fin de los conflictos contra sus enemigos, serían libertados, vivirían felices por siempre... eso era bueno, pero el problema era que ellos pensaban que así como estaban, así como vivían su religiosidad podrían heredar el reino de Dios. ¡Qué engaño! Es triste ser engañado, pero es más triste engañarse uno mismo. 

¿Y yo? ¿Y tú? ¿Anhelamos la venida de Jesús por segunda vez? ¿Quiseras que Jesús venga pronto? Si eres adventista o cristiano de seguro que la respuesta sería lógica y simple: SÍ. Es más, la pregunta estaría demás. Sería fuera de lugar. ¿Cómo no vamos a añorar ese acontecimiento? No estaríamos en la iglesia si no deseáramos eso. Pero, ¿crees que orás al cielo así como estás? ¿crees que el día de la venida de Jesús será un día de felicidad para tu vida así como estás? Por eso el profeta Amós dice: "Ay..", así como Juan el profeta en Apocalipsis también refiere los "Ayes" (Ap.11), antes de la venida de Jesús por segunda vez.

 Es triste ser engañado, pero es más triste engañarse uno mismo. Dios nos dice hoy "Buscadme y viviréis" (Am.5:4). Todas las advertencias que encontramos en la Biblia son para hacernos reflexionar y volver a los brazos de Dios de todo corazón, no solo de "boca" sino completamente. Vivir un cristianismo real y no solo formal. Jesús desea que estemos con Él por la eternidad, pero debemos "buscarlos" y buscarlo de todo corazón (Jer. 29:13).

Dios te bendiga!

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

jueves, 11 de septiembre de 2014

Lluvias de gracia: La obra del Espíritu Santo


"Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio" (Joel 2:23).



¿Qué significa la "primera lluvia a tiempo", "lluvia temprana" y "lluvia tardía"? "El Señor emplea estos fenómenos naturales para ilustrar la obra del Espíritu Santo [...], así se da el Espíritu Santo para que lleve a cabo a través de sus estapas el proceso del creciemiento espiritual" (Testimonio para los ministros, pp. 516-7). Podríamos decir entonces que (1) "La primera lluvia a su tiempo" es cuando aceptamos a Cristo y decidimos seguirle lo que hace que seamos bautizados en agua, (2) La "Lluvia temprana" tiene que ver con el bautismo diario del Espíritu Santo, y (3) La "Lluvia tardía": Terminación de la obra de la gracia de Dios en nuestras vidas. Son etapas del cristiano en su experiencia con el Espíritu Santo.
También, a nivel escatológico significan: (1) La "Primera lluvia a su tiempo": Mensaje de Justicia de Cristo, (2) La "Lluvia temprana": Pentecostés de la iglesia primitiva, y (3)La "Lluvia tardía": Derramamiento final del Espíritu Santo (Ver: Profetas y Reyes, p. 86; Los Hechos de los Apóstoles, pp. 44-45; El Conflicto de los Siglos, p. 669).
"Se envía la lluvia tardía para dar poder a la voz del tercer ángel (Profetas y Reyes, p. 86) y preparar a la iglesia, para la segunda venida de Cristo (Los Hechos de los Apóstoles, p. 45).
Demos gracias por haber recibido a tiempo la "lluvia primera", que seamos bautizados todos los días con la "lluvia temprana" y Oremos por el derramamiento de la "lluvia tardía". 

¡Feliz día!

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Hacia arriba: CLAMA A DIOS


"A ti, oh Jehová, clamaré; porque fuego consumió los pastos del desierto, y llama abrasó todos los árboles del campo" (Jl.1:19)

Todos los seres humanos tienen problemas, los cristianos también. Hay cristianos que tienen deudas, problemas matrimoniales, dificultades con sus hijos, enfermedades, etc. ¿qué diferecia existe entonces con uno que no es cristiano si ambos tienen problemas? El profeta Joel expresa: "A ti, oh Jehová, clamaré; porque fuego consumió los pastos del desierto, y llama abrasó todos los árboles del campo" (Jl.1:19). 
¿A dónde vas tú cuando ves que tu matrimonio se destruye? ¿Qué haces tú cuando las deudas van quitándote lo que por años has trabajado? ¿ A quién recurres cuando tu vida se consume rápidamente por algún vicio, hábito o problema emocional? ¿Quién te ayuda a superar los problemas que a veces asoman tu hogar? Yo también tengo problemas, y cuando ello ocurre, yo CLAMO A JEHOVÁ. Recurro a Jehová, porque sé que Él es el único que puede hacer lo que yo, ni nadie hará posible. Mi confianza es Dios. Esa es la diferencia más grande.
El salmista David dice "Jehová es mi pastor, nada me faltará..." (Sal.23:), pero también dice en ese mismo salmo: "Aunque ande en valle de sombra de muerte..." (Sal.23:4), quiere decir que cuando somos "ovejas de Dios", cuando estamos en su rebaño "iglesia" seremos bendecidos, nuestras necesidades serán suplidas, pero habrán momentos de escasez y peligros por muchos o pocos problemas a tal punto de atentar quizás con tu vida "sombra de muerte". Dios nunca prometió que la vida del cristiano, la vida de sus hijos sea como los finales de cuentos de hadas "y vivieron felices por siempre...". ¡No! Dios nos dijo que estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt.28:20).  Por ello el salmista David termina el verso 4 diciendo: "Aunque ande en valle de sombra de muerte NO TEMERÉ MAL ALGUNO PORQUE TÚ ESTÁS CONMIGO". ¡Qué extraordinario! ¡Maravillosa promesa!
¿Pueden también los hijos de Dios tener problemas? Sí. ¿Cuál es la diferencia con un no cristiano? Que el cristiano deposita su confianza en Dios, pues sabe que lo prometió y que siempre estará con él. 

Gracias a Dios por ello.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

martes, 9 de septiembre de 2014

Vuelta en "U": REGRESA A DIOS


"VUELVE, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído" (Os.14:1).

La historia de Oseas es una de las historias de amor más trágicas, extrañas y asombrosas de la Biblia. Dios le dice a Oseas: "Ve, tómate una mujer fornicaria..." (Os.1:2). ¡Qué pedido más extraño! Es cierto, algunas veces Dios pide cosas extrañas. A Abraham le pidió que entregue a Isaac en sacrificio o le dijo a Gedeón que pelee contra el enemigo con solo 300 hombres y despida a los demás a sus casas. Pero éste pedido es muy extraño y loco. Si yo hubiera sido Oseas no le hubiera aceptado a primeras. Como todo joven soltero imagino que Oseas imaginaba casarse con una buena mujer, soltera y de buena reputación. No solo creo, yo estoy seguro de que Oseas oraba por una esposa virtuosa. ¡Cómo Dios podía pedirle tal cosa! Imagino a Oseas diciendo: "Señor, disculpe, no escuché bien. ¿podrías repetirme?... Señor, pero yo he esperado toda mi vida una mujer virtuosa como escribió Salomón en los proverbios: "Mujer virtuosa ¿ quién la hallará?" (Prov.31:10).

Oseas acepta el pedido de Dios y obediente se casa con Gomer, la mujer fornicaria. Imagino lo que la gente hablaría a espaldas del profeta. Él la llegó a amar mucho sin embargo. La amó mucho a pesar de todas las tragedias que le tocó vivir al lado de esa mujer. Tuvo hijos y también los amó.

La historia extraña de amor era un sermón que Dios quería que el pueblo de Israel escuche. El pueblo era duro de entender, por ello dice: "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento..." (Os.4:6). Es así que Dios usó la vida de Oseas y su relación dramática para ilustrar el tipo de amor que Dios tiene para con su pueblo, Israel. Dios como Oseas, ama a una mujer fornicaria, ama a un pueblo fornicario que busca amor por dinero, busca amor en placeres y cosas. Una mujer infiel, que busca amantes y placeres y finalmente termina esclavizada.

Nadie puede ser feliz nadando en aguas turbias y contaminadas después de haber nadado en aguas limpias y cristalinas. El último capítulo de Oseas registra la súplica de Dios a Israel con el mensaje: "VUELVE, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído" (Os.14:1). Lejos de Dios no hay nada bueno. Tú sabes que es así. No te mientas, no trates de negarlo. ¿Has encontrado algo bueno lejos de Dios? Y si encontraste algo "bueno"... ¿cuánto tiempo te duró? Volvamos a Dios. Regresa a donde perteneces. Regresa a Dios.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

viernes, 15 de agosto de 2014

Babilonia vs. Jerusalén: Vislumbres del Gran Conflicto


"En el año tercero del reinado de Jocim rey e Judá, vino Nabucodonosor tey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió. Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa del tesoro de su dios" (Dn.1:1-2).

El libro de Daniel sigue el hilo profético de toda la Biblia destacando desde el inicio la enemistad mayúscula de "Babel" contra los planes definidos de Dios para con su pueblo "Israel". Y es que las profecías no han venido "por valuntad humana" sino que todo tiene su origen en Dios (2 Pe. 1:21). Teniendo en cuenta éste detalle importante podemos reflexionar en algunos aspectos en base a los dos versos presentados:

Vislumbre del Gran Conflicto
  1. "Vino Nabucodonosor tey de Babilonia a Jerusalén, (v.1). Daniel quiere dejar en claro desde el inicio la realidad de un Gran Conflicto. Muestra desde un comienzo que Babilonia (babel) es la enemiga perpetua de Dios y la que ataca a su pueblo (Ap. 12:17). Babilonia juega un papel preponderante en el Gran Conflicto, ella ataca, vence y esclaviza al pueblo de Dios, pero solo porque Él, osea Dios, lo permite a causa de la conducta apóstata de Israel y la entrega hasta la hora determinada, hasta cuando la agenda divina marque: LIBERACIÓN, SALVACIÓN.
  2.  "y la sitió" (v.1). Es interesante notar que Daniel utiliza la palabra sitiar que significa rodear una ciudad, una fortaleza u otro lugar para atacar a las fuerzas enemigas que están dentro o para impedir que salgan o reciban ayuda. Y es que el enemigo de Dios no solo ataca sino que espera, hace todos los intentos para que el pueblo de Dios no salga a buscar ayuda o no reciba ayuda. El enemigo de Dios vigila, está esperando destruirnos. Por ello Pedro dice: "Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" (1 Pe. 5:8).
  3. Aunque el pueblo de Dios sea atacada todos los días, como desde el principio por el enemigo, podemos tener la seguridad plena que en el Gran Conflicto será el pueblo de Dios con su ayuda y su poder la que triunfe y no Babilonia. No debemos olvidar en ningún momento entonces que estamos en medio de un gran conflicto. Debemos vivir alertas, reconciendo que el gran conflicto es real y es espiritual (Ef. 6:12). Y si bien es cierto, que Satanás odia en demasía al pueblo de Dios (Ap.12:12, 17), es cierto también que Dios la ama y la recompenza (Mt. 25:34 cf. Ap. 14:12-13).
Vislumbre de la soberanía divina
  1. "Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá" (v.2). Así como el Gran Conflicto es real y de vital importancia su conocimiento, Daniel también establece un comienzo que la conquista de Jerusalén no fue solo como resultado del poder militar de Babilonia liderados por Nabucodonosor sino porque Dios lo permitió. El profeta Daniel tenía claro conocimiento de la condición del pueblo de Dios y sus líderes o gobernantes sabía que todo lo que pasó "ciertamente vino esto contra Judá por mandato de Jehová" (2 Re.24:3). Puedes tener la seguridad de que nada ni nadie escapa del conocimiento y la soberanía de Dios. Aún el enemigo sirve de manera inconsciente cuando Dios quiere cumplir sus propósitos.
  2. "Y el señor entregó" (v.2). La palabra entregó viene del verbo hebrero natán que además de significar "dar, entregar" significa también "permitir, rendir, establecer, poner en marcha (algo), dirigir, ofrecer, conceder", etc. Dentro de éstos significados y según el contexto la palabra natán tiene que ver con una acción de juicio, "te doy ésto por esto". En el caso de Judá, Dios los entregó por causa de sus rebeliones. Esto fue sin duda un acto soberano. Dios así lo permitió e hizo.  En el ACO era común utilizar el verbo natán en el contexto de una guerra o un conflicto, se decía: "los dioses lo entregaron en mis manos" cuando salían victoriosos.
  3. No debemos olvidar jamás ésta premisa: "Dios cumplirá su propósito" (Sal. 138:8). El pueblo de Dios sabía de lo que les pasaría si no eran fieles a Dios. No ignoraban de las advertencias de Dios (Jos.2:24; Jue.1:2; 18:10). De éste modo Daniel recuerda al pueblo que todo lo que vivían era consecuencia de su mal proceder, pero también deja en claro que Dios está al control de todo, aún de esos terribles acontecimientos (Is.39:5-7; Jer. 20:5).
Vislumbre del ataque al Santuario
  1. "y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa del tesoro de su dios" (v.2). Si estamos en medio de un Gran Conflicto estamos en medio del tema central de Gran Conflicto, y éste es la adoración. La adoración real contra la adoración falsa. El enemigo siermpre quiso (Is. 14:13-14), quiere y querrá (Ap. 13:4, 8, 12, 14 y 16) la adoración que le corresponde solo a Dios (Mt.4:10), es por ello que los utensilios que son saqueados del templo de Dios son llevados a Esagila, templo de Marduk el principal dios de los babilonios en contraposición de YHWH, Dios verdadero de Israel.
  2. Es importante destacar que los utensilios tienen un valor grande en el contexto del santuario. Así como el enemigo de Dios quiere la adoración que le pertenece solo a Dios, también quiere interrumpir y hasta destruir el maravilloso plan de salvación. Babilonia ataca y destruye el santuario terrenal interrumpiendo su servicio representatito y simbólico del celestial. Esto es lo que viene haciendo hasta hoy, a través de la Babilonia espiritual y sus estrategias contra el santuario real/celestial.
  3. El santuario como plan de salvación es en definitiva la enseñanza y verdad bíblica más distintiva del pueblo de Dios. Si se mal entiende ésta doctrina se mal entiende el plan de salvación. Y ésto lo sabe el enemigo, por ello su interés en atacar y destruir el santuario a través de misas, indulgencias, imágenes, etc.
Podemos concluir destacando tres lecciones: En primer lugar, el pueblo de Dios fue sitiada por Babilonia, así como hasta hoy. El enemigo de Dios siempre asedia, sitia al pueblo de  Dios para que éstos permanezcan esclavizados, con miedo y temor a salir y buscar ayuda en Dios y solo en Él. Aquél cristiano que no es consciente de ésta realidad vivirá a sus anchas en la comodidad aparente de éste mundo pensando que todo es paz cuando no lo es. Es tiempo de despertar y estar allertas y atentos a los acontecimientos del mundo y las señales. En segundo lugar así como es una realidad el conflicto cósmico, debemos recordar siempre que Dios está al control de todo. No hay nada que suceda, nada, absolutamente nada que esté fuera del alcance del conocimiento de Dios. Y Dios usa hasta a los malos para cumplir sus propósitos. Y finalmente, en tercer lugar, el enemigo de Dios quiere destruir el plan de salvación. Y lo está haciendo. Muchos hijos de Dios no conocen la doctrina del santuario, el maravilloso plan de salvación. No conocen que Satanás siempre quiso destruir el santuario, quiso siempre la adoración que le corresponde solo a Dios. Es tiempo de levantar y proclamar esa verdad sublime, el plan de salvación el el contexto del santuario.

Dios les bendiga.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví
PASTOR DISTRITAL DE CIENEGUILLA
ASOCIACIÓN PERUANA CENTRAL

viernes, 25 de julio de 2014

Sermón: Multiplicando Esperanza: Multiplicando Grupos Pequeños - Descargar


Si queremos que la iglesia sea una iglesia ganadora, si deseamos ver a una iglesia que tenga grupos pequeños multiplicadores debemos empezar a formar nuevos líderes, nuevos Líderes para formar nuevos grupos pequeños. Por eso se llama MULTIPLICACIÓN y NO DIVISIÓN de grupos pequeños, pues cuando multiplico SUMO y cuando divido RESTO... Descarga el sermón completo:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...